20 acusados ​​de votar ilegalmente en Florida, dice DeSantis

Gobierno Ron DeSantis anunció el jueves que los agentes estatales estaban arrestando a 20 delincuentes de Florida que, según dijo, votaron ilegalmente en 2020, y lo declaró el primer paso en lo que prometió sería un esfuerzo atrasado para garantizar la integridad de las elecciones.

La cantidad de arrestos es minúscula en comparación con los 11,1 millones de floridanos que votaron en las elecciones presidenciales de 2020 en Florida. Pero DeSantis dijo que el esfuerzo no debe juzgarse de esa manera. “Así que no serán solo 20 arrestos. Esta es la salva de apertura de una oficina que se acaba de establecer el 1 de julio”, dijo DeSantis. “Esta no es la suma total de 2020”.

Prometió más juicios por venir, de delincuentes a los que no se les permite votar, personas que votaron en Florida y otros estados, y personas que no son ciudadanos estadounidenses.

“Estoy bastante seguro de que verá procesamientos. No necesariamente mañana, sino en un futuro relativamente cercano”, dijo DeSantis.

Peter Antonacci, el director de la nueva Oficina de Crímenes Electorales y Seguridad del estado, le dijo más tarde al South Florida Sun Sentinel que se está investigando una gran cantidad de votos potencialmente ilegales.

“Estamos trabajando con los números y los números son impactantes. Mucha gente está votando que no debería votar”, dijo Antonacci. “Los números son sustanciales”. No proporcionó una estimación.

La cuestión de la integridad electoral, y la sugerencia de que hay grandes problemas en el sistema, se han estado enconando durante años entre los activistas políticos republicanos. Pero se ha convertido en un tema candente para muchos votantes republicanos desde que Donald Trump perdió las elecciones presidenciales de 2020 y afirmó falsamente que estaba viciado.

DeSantis dijo que incluso una pequeña cantidad de votos inapropiados podría cambiar el resultado de algunas elecciones, señalando la primaria especial del Congreso de 2021 en los condados de Broward y Palm Beach, que se decidió por solo cinco votos.

DeSantis hizo su anuncio en una sala del tribunal del condado de Broward, acompañado de un equipo de altos funcionarios estatales: el fiscal general, el secretario de estado, el director interino del Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida y Antonacci. Una línea de 14 ayudantes del alguacil de Broward, ninguno de los cuales tuvo ningún otro papel en el evento, se extendía en fila detrás del gobernador y los demás.

La sala del tribunal estaba repleta de docenas de invitados, entre ellos muchos destacados activistas del Partido Republicano y candidatos de los condados de Broward y Palm Beach. Los deberes de registro para el evento gubernamental oficial estuvieron a cargo de un alto líder del partido republicano de cada condado.

Agregando a la sensación de estilo de campaña del evento, se distribuyeron grandes carteles que proclamaban “Mi voto cuenta” con la firma de DeSantis impresa en la parte inferior, a los miembros de la audiencia mientras esperaban. Y la multitud vitoreó muchos de los anuncios de DeSantis.

DeSantis dijo que Florida “hizo un buen trabajo” en las elecciones de 2020, pero agregó que “uno no se sienta y descansa en los laureles”.

Los demócratas vieron el esfuerzo del jueves como algo político.

“Para mí, se sintió un poco como teatro político”, dijo el supervisor de elecciones de Broward, Joe Scott, un demócrata que no fue invitado. La oficina del gobernador describió el evento como un “anuncio importante”, pero Scott dijo que no fue nada por el estilo. “No se hizo ningún anuncio importante hoy”, dijo.

Eso no significa que a los funcionarios electorales del condado no les importe garantizar elecciones justas y precisas. “A todos nos importa la integridad de las elecciones”, dijo.

Mitch Caesar, expresidente demócrata de Broward, obtuvo un asiento en la parte trasera de la sala del tribunal. Caesar dijo que se sintió como un “mitin republicano”, citando la composición de la audiencia y los letreros.

Dijo que parecía ser un intento del gobernador, un posible candidato para la nominación presidencial republicana en 2024, de apelar a la base nacional de su partido. “Creo que eso es lo que sucedió aquí hoy”.

Caesar, un abogado, es un representante legal de la Rep. Sheila Cherfilus-McCormick, D-Miramar, quien ganó la carrera de cinco votos el año pasado.

Andrea Mercado, directora ejecutiva de la organización de izquierda Florida Rising, denunció a DeSantis en un comunicado.

“DeSantis mostró en su nuevo truco político organizado en el juzgado del condado de Broward un esfuerzo desesperado por demostrar la necesidad de su fuerza policial privada”, dijo. “Intentará crear histeria en torno al fraude para privar aún más de sus derechos a los votantes negros y latinos”.

representante de EE.UU. Charlie Crist, candidato a la nominación demócrata para gobernador, dijo en un comunicado que la movida de DeSantis se trataba de “jugar a la política, intimidar a los votantes demócratas y su deseo de postularse para presidente, no asegurar las elecciones”.

Antes de la aparición de DeSantis, hubo especulaciones en línea de fuentes políticas y de medios de comunicación de que el gobernador iba a tomar algún tipo de acción contra Scott, el supervisor de elecciones de Broward.

DeSantis dijo que, al entrar, le dijeron que había informes de los medios de que estaría “tirando del supervisor”. Esa no fue la razón de esto”.

Pero, agregó, los supervisores electorales “tienen ciertos deberes bajo la ley, y todos deberían ser conscientes de eso. Pero no hay nada específico… en términos del Broward [elections supervisor].”

Nikki Fried, la comisionada estatal de agricultura y candidata a la nominación demócrata a gobernadora, estuvo entre quienes alimentaron esa especulación.

“Recibir noticias de que DeSantis puede estar asumiendo o interfiriendo con la Oficina del Supervisor de Elecciones del Condado de Broward en medio de una elección. Si es cierto, será mejor que tenga una maldita buena razón para ello. Y sabes que no lo hará”, escribió Fried en Twitter.

representante estatal Chip LaMarca, R-Lighthouse Point, quien estuvo junto a DeSantis en el evento del jueves, tiene algunos desacuerdos con algunos de los arreglos, como los cambios en los lugares de votación, que implementó Scott. Pero, dijo, confía en que Scott está conduciendo la elección de manera competente y precisa, “hasta que tenga motivos para sentirme diferente”.

Richard DeNapoli, el miembro del comité republicano estatal, que también estuvo en el evento, no se mostró tan confiado. “Está por determinarse”, dijo.

Los arrestos, que según DeSantis estaban siendo realizados por el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida, son la primera acción pública que se deriva de la nueva Oficina Estatal de Delitos Electorales y Seguridad que los republicanos que controlan la Legislatura estatal crearon este año a pedido del gobernador.

La creación de la Oficina de Delitos Electorales y Seguridad ha levantado sospechas entre los demócratas, quienes han apuntado a las elecciones de Florida en los últimos años, que solo han tenido problemas aislados de presunto fraude.

DeSantis nombró a Antonacci como director de esa oficina en julio.

“Este es un día especial. Este es el día en que comenzamos a tomar en serio el fraude asignando consecuencias a los malos actos”, dijo Antonacci en la conferencia de prensa.

Antonacci dijo que 65 de los 67 supervisores electorales del condado estaban recibiendo cartas indicándoles que conservaran los registros relacionados con las personas que su oficina había identificado como posibles votantes ilegales. Antonacci fue el supervisor de elecciones de Broward designado desde finales de 2018 hasta las elecciones de 2020.

“En la oficina de SOE simplemente no teníamos eso y no creo que ninguna oficina de SOE tenga eso, pero ha sido necesario hacerlo durante mucho tiempo”, dijo Antonacci.

The Power Lunch - Política de Florida

The Power Lunch – Política de Florida

Dos veces semanalmente

Una mirada a la hora del almuerzo sobre las tendencias en la política de Florida.

Dijo que su oficina está “desarrollando” la capacidad tecnológica, al comparar listas y datos, para encontrar casos de delincuentes que votan indebidamente y personas que votan en otros estados y también votan en Florida.

En 2018, los votantes aprobaron una enmienda a la Constitución de Florida que ordena la restauración de los derechos de voto de los delincuentes que han cumplido sus condenas. Excluye a asesinos y agresores sexuales, la categoría de votantes criminales involucrados en el anuncio del jueves.

Fueron acusados ​​de fraude electoral, un delito grave de tercer grado punible con una multa de hasta $5,000 y hasta cinco años de prisión.

“No pasaron por ningún proceso. No recuperaron sus derechos de voto y, sin embargo, siguieron adelante y votaron de todos modos”, dijo DeSantis en la conferencia de prensa. “Eso va contra la ley y ahora pagarán el precio”.

El jueves por la tarde, el Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida publicó una lista de 17 personas arrestadas por la agencia en cinco condados, y dijo que las tres personas restantes aún tienen órdenes de arresto pendientes por cargos de votar ilegalmente en las elecciones de 2020.

Entre los arrestados en Broward se encontraba Nathaniel Singleton, de 71 años, quien fue condenado el 2 de febrero. El 15 de enero de 1996, de asesinato en segundo grado, lo que lo hace inelegible para recuperar sus derechos de voto, según muestran los registros. Pero completó un formulario de registro de votantes en octubre de 2019, diciendo que era elegible para votar, según una declaración jurada. Votó en las elecciones primarias de agosto y generales de noviembre de 2020, según una declaración jurada.

Según FDLE:

  • También enfrentaron cargos en el condado de Broward Eugene Suggs, de 65 años, de Miami, y Terry Hubbard, de 63, de Pompano Beach.
  • Los cargos que enfrentaban en el condado de Palm Beach eran Leo Grant Jr., de 55 años, de South Bay, Luis Villaran, de 63, de Delray Beach, y Robert Simpson, de 64, de Pahokee.
  • Los cargos que enfrentaban en el condado de Miami-Dade eran Robert Lee Wood, de 56 años, de Opa Locka, y Ronald Lee Miller, de 57, de Miami.
  • Los cargos que enfrentaban en el Condado de Orange eran Peter Washington, 59, de Orlando, Michelle Stribling, 52, de Eatonville, y Jerry Foster, 72, de Orlando.
  • Los cargos que enfrentaban en el condado de Hillsborough eran Romona Brown, 55, de Tampa, Douglas Oliver, 59, de Tampa, Tony Patterson, 43, de Tampa, Nathan Hart, 49, de Gibsonton, Hubert Jack, 65, de Tampa y Byron Leonard Smith , 65, de Tampa.

Leave a Comment