¿Perros sonrientes? Captcha ha ido demasiado lejos

Sin embargo, después de varias décadas, parece que el dominio de captcha en Internet podría estar disminuyendo. Apple ha decidido darle el arranque a la tecnología y su impacto en cosas como análisis de correo electrónico y seguimiento de anuncios ya han tenido un impacto. En su Conferencia Mundial de Desarrolladores (WWDC) en junio, la compañía Anunciado estaría reemplazando captchas con tokens de acceso privado. “A veces, un captcha es solo un botón para presionar”, dice el ingeniero de Apple, Tommy Pauly. “Pero otros pueden ser un desafío para completar”.

La alternativa de Apple, los tokens de acceso a la privacidad, abordan el problema subyacente que los captchas intentan resolver (identificar el comportamiento no auténtico), pero de una manera más fácil de usar. “Los captchas a menudo conducen a una experiencia de usuario más lenta y compleja”, dice Pauly. “Cuando hago exactamente lo mismo en el teléfono con iOS 16 que admite tokens de acceso privado, lo hago de inmediato. Esto le ahorrará mucho tiempo a mucha gente, y sus clientes apreciarán que confíen en ellos”. El concepto de token de acceso a la privacidad se desarrolló en colaboración con Google, Cloudflare y Fastly.

Khedouri dice que el token de acceso a la privacidad no es el final del captcha, ni mucho menos. “Los tokens de acceso a la privacidad son básicamente un cambio de marca del Pase de privacidad, del cual somos uno de los creadores”, dice. “Llevamos muchos años trabajando en esto”.

En cambio, él cree que el futuro de los captchas es brillante, en gran parte porque hCaptcha está tratando de modificarlo para que los usuarios sientan que están haciendo un trabajo no remunerado para las grandes empresas tecnológicas y se conviertan en un momento de diversión. “No queremos aburrirlos hasta la muerte”, dice. “En realidad nos gustaría que la experiencia fuera agradable”. Para tratar de lograr eso, Khedouri e Intuition Machines están sacando las pruebas de los reinos de lo ordinario a lo extraordinario. “Es como un juego”, dice. hCaptcha está probando una serie de diferentes variantes de rompecabezas para que los usuarios las resuelvan, y entre las más populares se encuentran las basadas en animales, como era de esperar, dice. “Internet se usa principalmente para transmitir imágenes de animales”.

Aunque ese es el objetivo, las frustraciones de los usuarios al tratar de identificar qué perros sonríen y cuáles no sugieren que aún no hemos llegado allí. La nueva generación de captchas puede ser más fantástica, pero siguen siendo soluciones para las que no siempre sabemos la respuesta y que nos molesta tener que hacer. Pero lo estamos pensando de manera equivocada si en realidad estamos tratando de encontrar la verdad fundamental de los perros sonrientes, dice Khedouri. “Piénsalo de esta manera: el objetivo de un captcha es que hagas lo que hace la gente”, explica. En realidad, no estamos destinados a encontrar la respuesta correcta: solo estamos destinados a responder la pregunta de la misma manera que otras personas. “Si la mayoría de las personas cometen el mismo tipo de errores, está bien”, dice. La tasa de resolución de hCaptcha cumple con un punto de referencia del 99 por ciento, según Khedouri, lo que significa que de 100 usuarios, 99 pueden resolver la consulta en dos intentos.

Pero para aquellos con discapacidades que ya luchan con la generación existente de captchas, agregar un elemento caprichoso y ficticio a la resolución de problemas es otra frustración que se suma a un desafío ya complicado para la navegación diaria. Se ha demostrado que los captchas preexistentes son más difícil de resolver para personas con dificultades de aprendizaje. Las personas con dificultades de aprendizaje luchan lo suficiente para identificar qué partes de una imagen contienen una acera y cuáles no; pedirles que escojan los caballos hechos de nubes de los elefantes hechos de nubes podría ser un paso demasiado lejos.

A pesar de eso, ya pesar del intento de Apple de eludirlos, los captchas permanecerán en Internet, predice Khedouri. “Mientras haya cosas que las personas puedan hacer rápida y fácilmente que las máquinas no puedan hacer fácilmente, entonces verás alguna forma de verificación de la humanidad”, dice.

En muchos sentidos, tratar de librar a Internet de las desconcertantes minipruebas es librar una batalla que ya perdimos hace mucho tiempo. “Es muy difícil con este tipo de procesos dar marcha atrás y eliminarlos del uso una vez que son ubicuos”, dice Le Moignan. “Haría falta voluntad cohesiva en lo que es un ecosistema inherentemente fragmentario de jugadores, generación de datos y procesos. En última instancia, no puede optar por no participar, por lo que el usuario está sobre un barril. No puedes, como usuario, decir ‘Hoy no, Satanás, no hay captchas de mí'”.

.

Leave a Comment